El arroz con leche

Igual que muchos otros platos que se han quedado en nuestras tradiciones, surgió como una forma de aprovechar las sobras de otros platos, ya que su elaboración es muy sencilla ya que sólo hay que cocer el arroz con leche, azúcar y canela.

Aunque en cada sitio en el que se hace tiene una manera de elaborarlo propia, se cree que el origen del arroz con leche está en Asturias, puesto que desde hace siglos siempre que se hablaba de éste se le relacionaba con ésta Comunidad Autónoma.

Arroz con leche y piña

Parece ser que su verdadero origen es un plato muy antiguo: el Menjar Blanc un plato que se elaboraba sobre los siglos XV-XVI en Cataluña y Valencia.

Este plato de raíces levantinas era una crema espesa a base de pechugas de gallina, miel, almendras y arroz que se servía como postre en las casas muy adineradas.

Aunque también se dice que su procedencia es de los países asiáticos, pues las especias y el arroz son originarios de ellos.

Es un postre muy popular en muchas partes del mundo

Orígenes del Arroz con Leche

Con el descubrimiento del Nuevo Mundo y con el precio mucho más bajo de las especias, hacia el siglo XVII los cocineros de las familias con menos dinero que venían de las colonias de ultramar lo fueron abaratando quitándole las carnes y dejándolo sólo con la leche, la miel, el arroz y la canela.

Hasta el siglo XIX no se empezó a hacer con azúcar de caña y hasta el XX no se hizo con el azúcar blanco refinado, tal como lo conocemos ahora.

Arroz con leche y fresas

 

Es uno de los postres más apreciados y  con más popularidad de diversas partes del mundo como Ecuador, Bolivia, Panamá, Portugal, Argentina, Uruguay, Perú, Francia, Italia, Alemania, Noruega, Islandia, Turquía, Irán, India.

 

Un arroz con muchas variantes:

Es un plato que admite tantas variantes como países o regiones en los que se elabora. Así, por ejemplo, el que está considerado el mejor es el “Arroz con leche asturiano” que se elabora con una leche de muy buena calidad, así como el arroz y la justa medida de azúcar y canela, junto con el quemado por encima una vez se sirve, como si fuera una “Crema catalana”.

Se le puede añadir cáscara de limón o de naranja, nata, miel, tropezones de fruta en almíbar, manzanas, mantequilla, anís, vainilla, pasas de ciruela o de uva, vino de Oporto, clavos de olor, yema de huevo, chancaca, manteca, caramelo, azafrán, cardamomo… Dependiendo del país en que lo comas.

Se puede comer caliente o frío, solo, acompañado con leche condensada, dulce de leche, mazamorra…

Arroz con leche y mantequilla de cacahuete

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Admite diversos estados de presentación.

A algunas personas les gusta más seco, a otras muy caldoso, otras cremoso. Admite un sinfín de variaciones.

¡¡Anímate a hacerlo y a probarlo de distintas maneras!!

¿Quieres que te enseñemos a hacerlo?

reservas cookinghome.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *